Category Archives: Cacharritos

Grandes verdades universales (V)

El iPad es un iPod Touch de Bilbao.

Twitteo de mimesacojea

¿Podré acabar esta entrada?

Que el Lenovo está tonto y se apaga sin más. Encima, estoy seguro que la culpa es mía. Hace unos meses se cascó la batería, pero bueno, da lo mismo, pensé. Como lo uso siempre conectado a red, pues nada, aquí paz y después gloria.

Hasta que el viernes veo que lo enciendo, carga la Kubuntu con ese KDE 4 al que me tengo que acostumbrar y nada, que se oye como una especie de crujido y el ordenador se apaga. Y lo enciendo, y se apaga. Y una vez, y otra, y otra…

El sábado no quiso trabajar y ayer por la mañana me dió tiempo a intentar buscar una solución. El trasto apenas tiene dos añitos y medio, y va bastante fino con el giga de ram extra que le puse en su momento, así que me daba algo de pena tener que comprarme uno nuevo, que por otro lado no me saldría tan caro como me costó este. Como arreglo momentáneo, ya hay un amable vendedor hongkonés que me ha enviado una batería nueva, más potente y a mitad de precio de lo que valen las originales. Si como sospecho, el problema es del cargador, una vez que tenga la batería llena no le afectaran los cortes, y si me aguanta un año más, pues mira.

Si el apaño no funciona… me veo invirtiendo en tecnología, que no sé porqué no me apetece nada mandar el equipo al SAT. Que te lo financian sin intereses. Aunque alguna comisión habrá escondida, seguro.

Putatriat vs Alianza de cacharros

Llegó el día en que me tenía que enfrentar a unos cuantos trastos. El bote estaba calentito y me he adelantado el regalo de reyes. Un flamante Tvix HD M5000-A con un no menos flamante sintonizador TDT Tvix T-530, equipado con un disco duro de 1 Tb. Imagina todo el porno que cabe ahí. Si no es todo el que se puede encontrar en internet, casi. Y todo ello por 299 euros, oiga. ¿Quién da más? Sólo falta que se serene el tiempo y vuelva la TDT, que si, que de futuro todo el que quieras, pero de presente, poco. Al menos hasta que revisemos la instalación.

Así que hoy me tocaba trastear, montar y configurar. La idea era tener el M5000-A conectado en red mediante cable. Ningún problema, en su momento puse una previsora toma RJ-45 detrás de la tele. Pero sólo una, donde tengo conectado el portátil. Solución, configurar la red Wifi. Para eso tenía un router Linksys WRT54GL, peazo cacharro con firmware libre, DD-WRT. Lo dejo más o menos en condiciones, aunque se me resiste la identificación de la MAC y la encriptación WPA, pero bueno, todo se andará. Voy a enchufar el router a la toma del teléfono y cony, la clavija está algo suelta. Y tan suelta. Hoy he aprendido que existen unas cosas llamadas routers neutros, que necesitan que otro trasto sea el que se conecte a internet y simplemente enrutan. Vale, y gestiona mejor la red, tiene un alcance wireless que llega casi hasta las Dunas y tiene un cortafuegos tremendo. Pero yo quería cambiar el Zyxel, no enchufarle otro cacharro. Nchts.

Creo que ya sé a quien le voy a endosar el router, pienso mientras me paro a comer. Sardinas, lechuga, pan moreno y cerveza. Mola.

Nada, que no me sirve, así que tengo que trabajar con el Zyxel. No me acuerdo de la contraseña. Lo intento mil veces, busco por internet, reseteo una vez, reseteo otra vez y cuando estoy a punto de llamar a Telefónica se me enciende la bombilla. Efectivamente, era mi contraseña fuerte. Configuro la wireless, WPA al canto y sólo permito que el router se entienda con el portátil y con la DS. Pero no. La Kubuntu ve la señal pero es incapaz de conectarse. Desactivo la WPA y sigue sin funcionar. Desactivo el filtrado de MAC y parece que funciona, pero no es plan que cualquiera pueda entrar tranquilamente. Reintento y nada. Hasta que me da por darle la vuelta al portátil, por si hubiera copiado mal la MAC y me encuentro con que estaba usando la de la tarjeta de red de cable, no la wifi. Así era complicado que funcionara. Lo cambio y listo. Ya tengo el portátil sin cables. Bueno, está el de la corriente, que la batería se me jodió hace unas semanas y tengo que cambiarla.

Paso siguiente, configurar la red del Tvix. Le doy unas cuantas vueltas y veo que por DHCP no funciona, así que lo configuro con IP fija y a correr. Unos 10 minutillos en enviar una peli de 1,4 gigas mediante FTP. Desde la Kubuntu, por supuesto. Lo demás me ha traído menos complicaciones de las que pensaba. Lo he conectado al ampli mediante un cable óptico y con el blanco, amarillo y rojo a la tele. Que es una Panasonic de tubo de 25 pulgadas que no pienso cambiar mientras me aguante. Y se ve bien y se escucha mejor. Un solo pero con el disco. Se toma su tiempo para ponerse en marcha. Soy paciente, así que no me quita el sueño.

Y mientras escribía esto, sonaba Diana Krall, luego The Police en Ogg y mandaba Harry el fuerte al disco duro. Parece que todo ha funcionado 🙂

Mi primer coche

Allá por finales del verano del noventa y seis, cumplidas mis obligaciones con la patria, empecé a trabajar. También empecé a tener ingresos con cierta regularidad, tanto en el tiempo como en el importe de la nómina, regulera, regulera. Setenta y cinco mil pesetas, cuatrocientos cincuenta euros.

Así las cosas me tenía que comprar un coche. En noviembre fui a la Ford de Inca, que había visto que tenían miles y miles de coches de segunda mano y elegí un Ford Fiesta. Ese que veis por ahí abajo. Me costó 650.000 pesetas de entonces, unos 3.900 euros. Gasolina, 1.100 cc, cincuenta y pocos caballos, elevalunas manual… Típico coche para un novato. Pedí un préstamo a un año y medio, con lo que me fundia sólo en el coche 45.000 pesetas de mis 75.000 de sueldo. Según va pasando el tiempo y lo pienso, ni me explico como el banco me dió el préstamo ni como yo lo pedí. Sé como pude pagarlo. Gastando poco.

Salvo una vez que abrí la puerta sin mirar y en ese momento pasó otro coche, no me dio muchos problemas. Antes había sido de alquiler y ya llevaba bastante trote encima. Pero
sabía que lo cambiaría en un par de años. Este era para arañarlo, golpearlo y hacerle todas las perrerías que se me ocurrieran. Que el Fiesta tampoco se quedaba corto. La llave tenía un diseño que la hacía propensa al desgaste, y durante una temporada me acojonaba cada vez que tenía que repostar, porque me costaba Diox y ayuda abrir la tapa del depósito.

Empezó a tener achaques y a pesar de la gran amistad que surgió con la mujer del mecánico, tanta que hasta un día acompañé a su hijo de once o doce años a las pistas de tenis porque me venía de camino, llegó la hora de cambiarlo. Para rematar, el óxido comenzó a comerse la chapa, así que un día vi un Polo y no me lo pensé demasiado. Marzo del 2000. Pero eso ya os lo contaré otro día.

Justamente mi hermana había declarado siniestro total su primer Micra, así que ella se quedó con el Fiesta y lo dió de entrada cuando se compró el segundo Micra.

Mi Ford Fiesta

Tecnología punta

La TDT es el futuro, dicen en la Sexta. Sexta, sixth, que grita el gran Montes. No lo dudo. Porque de presente, más bien poco. A la que caen cuatro gotas me quedo sin señal. Nchts, nchts. ¿Sabías que el término TDT lo inventó un periodista de deportes de Telecinco y que la forma en que llama todo el mundo el invento este es DVB-T? Pues ya sabes una cosa más.

El verano pasado me hice con un sintonizador TDT USB Netway nosequé, que resultó ser caca de la vaca. No se entendía con la Kubuntu, así que cada vez que quería grabar algo, que era para lo que me lo compré, tenía que reiniciar el portátil. Un coñazo, pero funcionaba bien. Hasta que dejó de hacerlo. Lo destripé y ví que se habían roto las soldaduras de la toma de antena. Lo llevé a Pontiac Telecom y en muy poquito ya estaba arreglado. Hasta que en un par de semanas volvió a las andadas. Me fijé un poquito y descubrí el pastel. El cable conector de la antena era semirígido y forzaba la toma. Hay que joderse.

Dejo a continuación un testimonio gráfico de mis experimientos con el trasto este. Hace unas semanas que tengo un sustituto, que se entiende con la Kubuntu y con Kaffeine, que trae de serie la lista de canales de Alfabia. Igualito que en Güindous.

Sintonizador TDT USB Netway

Nokia 6151

Hace un par de semanas cayó en mis manos un flamante Nokia 6151, al que tengo que empezar a meterle mp3, imágenes y pijaditas varias. Iba con un 3510i que me prestó Michh, ya que aún no tenía claro con que sustituir al 7610, tras el soponcio que le dió el año pasado. Tiene un juego de golf que sería una maravilla para esos momentos en que me reconcilio con la naturaleza, sino fuera porque la bola va donde le da la gana, no donde tú la mandas.

También cayó en mis manos un escáner. El Scanjet G3010 de Hewlett-Packard. Hace bien su trabajo, aunque no me acaba de convencer el escaneado de negativos. Ya iré colocando escaneos por aquí.

Que poquitas ganas de escribir. Cagontó.

Teléfono Nokia 6151

Satélite

Desde hace un rato dispongo de televisión vía satélite. Tenía la instalación hecha y sólo quedaba conectar el cable a la parabólica. Mi vecino se puso a ello ayer, que a él también le picada el tema, y aprovechando una antena que ya estaba puesta y tras cambio del LNB, que por lo visto estaba jodío, listo.

Claro que apenas hay canales en abierto en castellano y me es más cómodo bajarme las series y verlas cuando me de la gana. Por no hablar de que preferiría montar una antena terrestre por mi cuenta y ver la TDT, que como la instalación es vieja, y además en cascada, se ve la tele como el culo. Si el año que viene espabilamos, quizás pueda plantearme suscribirme a Digital+ para ver los partidos de la Champions.

Y buscando algún cacharro que sustituya a mi viejo Echostar, he llegado hasta Dream-Multimedia, una empresa que comercializa receptores con procesadores Powerpc y Linux como sistema operativo. Se le puede conectar un disco duro y se puede conectar a una red local. Son algo más caros, pero cojones, la libertad no debe ser barata. Que luego nos olvidamos de lo mucho que vale.

H.L.W.D.iP.

Si, hasta los webos del iPhone. Que es terriblemente bonito y será terriblemente caro, que los precios que se manejan, 600$ para el de 4 gigas, es del móvil con contrato. Que sale en todos lados y hasta navidad no llega a Europa.

Y además vendrá cargadito de DRM. Ricardo Galli explica muy bien lo que es y para lo que sirve.

Vía | Versvs’ Blog

Mucho más interesante la concejal de Lepe. Definitivamente. Que además la criatura es de la quinta que mola, de los que este año llegaremos a s’edat de Cristo 😛

María Dolores Jiménez